Un millón de dietas pero al final es solo un hábito

Gracias a los famosos y sus idílicos métodos para adelgazar, la televisión y la red siempre hablan de las mejores dietas para adelgazar. La dieta sin lácteos y eliminación de comida rápida de Khloe Kardashian, la dieta vegana y sin gluten de Kate Hudson, los batidos adelgazantes de Drew Barrymore y el método Anderson, la dieta de Gwyneth Paltrow, son las más sonadas, pero – ¿es esta dieta buena para mi? – Te preguntarás al igual que yo.

La ilusión de las dietas

Las dietas pueden ser tanto fascinantes como atemorizantes, pues es la expectativa que puede generar miedos innecesarios o expectativas poco realistas al momento de comenzar un cambio en nuestros hábitos alimenticios.

Foto de freevegetablerecipes.blogspot.com.es
Foto de freevegetablerecipes.blogspot.com.es

Hace un par de años, cuando comencé una dieta rápida para obtener resultados rápidos, no solo fue una experiencia negativa, casi traumática, sino que fue muy desalentador ver como recuperaba lo que con tanto esfuerzo había logrado.

No es una dieta, es un cambio de hábito

Como comenté en mi post anterior, nuestra decisión a bajar de peso no debe ser por un motivo netamente estético, factor que también es importante, sino por querer mejorar nuestra salud y prevenir enfermedades relacionadas con la obesidad.

Por lo que he decidido no seguir a todas estas estrambóticas dietas que aparecen en los medios, sino decidí hacer pequeños cambios en mis hábitos alimenticios. Así que no veo un nuevo régimen alimenticio como una ¨Dieta¨ sino como un cambio de hábitos.

 

Foto de http://workoutboss.com/
Foto de http://workoutboss.com/

Ha pasado un mes desde que empecé hacer pequeños cambios: ya no compro refrescos al hacer mercado, evito comer dulces y les reemplazó por fruta, trato de beber agua con mayor regularidad y trato de tener más mesura con las cantidades de ingesta por día. Aún me hace falta generar más cambios y hacer más progreso pero en un mes y medio, sin sentir un impacto en mi vida, he perdido talla y media de pantalón.

Espero tener mejores noticias en cuanto a mi salud en los meses por venir.

Miedo a la transición: Piel Flácida, un problema estético

Cuando se inicia un cambio de hábitos para transformar tu vida, siempre viene el pánico que quiere mantenernos en nuestra zona de confort. Dietas, ejercicios y tratamientos estéticos son lo primero que se cruza en nuestra cabeza. El miedo a no obtener los resultados deseados es un factor importante a superar.

Piel flácida, un problema estético

Foto de naij.com

barriga-flacida
Foto de naij.com

Sé que suena absurdo y una excusa barata, pero cuando me vi determinado a volver a peso ideal, tuve el temor de terminar con piel flácida. Y la verdad que me tomó un tiempo comprender que este miedo irracional era un mecanismo interno e inconsciente para evitar el cambio de hábitos que me había propuesto.

La verdad que cuando decidimos bajar de peso, muy pocas veces pensamos en nuestra salud y los impactos que tiene la obesidad a corto y largo plazo en nuestra salud, lo que capta más nuestra atención es el tema estético, la forma en la que nos vemos y queremos ser percibidos. La verdad es que la Piel Flácida es solo eso, un problema estético que tenemos que comprender que no es un problema grave y que no debe afectar nuestra decisión de bajar de peso.

El resultado final depende de muchos factores

Lo primero que leí es que hay tres puntos que debemos tomar en cuenta al momento de bajar de peso: la dieta, el ejercicio y métodos reafirmantes. La dieta no debe ser una dieta donde la pérdida de peso es rápida y violenta, debe ser un proceso lento pero consistente; en cuanto el ejercicio, debe estar presente la tonificación de músculos como también optar por un actividad que nos motive; los métodos reafirmantes, como masajes o cremas, debe ser solo un complemento que debemos seguir pero no depender completamente.

Tener una piel flácida también depende de un factor genético, he conocido gente que ha bajado de peso muy rápido y que con poco ejercicio ha quedado con una piel perfecta, así como también un amigo que perdió mucho peso de la forma generalmente recomendada y tiene piel flácida. Mi último amigo me dijo: ¨No me importa tener algo de piel flácida, lo importante que nunca me he sentido mejor; el rechazo no me quita el sueño¨.

He decidido a seguir el lema de mi amigo, ¿alguna sugerencia?.

Intro

Hola, me llamo Mario. Soy ingeniero en comunicaciones, un fan de las series y un gordito de cuerpo y espíritu. La verdad es que no me enorgullece lo último, y pese a tantos años batallando con mi peso, he decidido dejar de luchar contra mi peso y estar en más pro de mi salud.

Cuando era pequeño tenía temporadas cuando el sobrepeso ganaba la guerra debido a malos hábitos alimenticios que vienen desde la crianza en el hogar. Durante mis años en la universidad mantuve un peso ideal y la verdad que me sentía muy cómodo con mi cuerpo, y tenía mucha energía para lograr cualquier reto físico que me ponía.

Los años de oro, como todo en la vida no fueron para siempre, y es que a raíz de la pérdida de un ser querido, empecé a descuidar mi alimentación, subsanando mi ansiedad y dolor emocional con la comida. Fueron momentos muy confusos, sentía que me animaba y me calmaba comiendo, pero al mismo tiempo me castigaba y me hacía daño al consumirlos.

Después de un par de años tratando de llenar vacíos emocionales con alimentos chatarra, el resultado fue un incremento de peso, 35 Kg para ser exactos. Durante años me he reprochado a mi mismo el haberme permitido llegar hasta este punto, pero la verdad que no sirve de nada. es importante de ocuparme de mi futuro y no de los errores del pasado.

Espero poder compartir mis progresos y recibir consejos. Esta es una nueva etapa de mi vida donde he decido mejorar mi salud y no preocuparme tanto por mi apariencia.