Mente sana en cuerpo sano

Mente sana en cuerpo sano, Mens sāna in corpore sānō, es parte de un de un texto en latín. Dicho texto proviene de las Sátiras de Juvenal, una recopilación de poemas satíricos en la Roma imperial. Sin embargo, muchos afirman erróneamente que este era un decir de los antiguos griegos; y no es así.

Dicha frase tenía una connotación muy distinta a la de hoy en día. Durante el periodo glorioso y excelso del imperio Romano, la frase Mens sāna in corpore sānō, era tomado como una broma. Una frase chistosa común y corriente.

Hoy en día no solo la tomamos muy en serio, sino se ha comprado de hecho que es una gran verdad. Una mente sana y equilibrada se refleja en un cuerpo sano y equilibrado; y viceversa. Lo que era una broma para los antiguos romanos, es un hecho que se toma con mucha importancia y seriedad hoy en día.

Somos lo que comemos y las razones por la que comemos

Imagen cortesía de la página web rodalewellness.com

Cualquier desorden alimenticio tienen causas mentales. Nuestra psiquis nos rige hasta la forma en la que nos vemos: la silueta de nuestro cuerpo. Cualquier tipo de trastorno mental o carencias afectivas son la razón de un una dieta desproporcionada y nociva para el cuerpo.

Cuando empezamos a hacer cambios tenemos que localizar el problema -¿Por qué razón comemos de forma inadecuada y desbordada?-. Hay casos muy puntales donde el cambio de ritmo de vida contribuye con una perdida o aumento de peso; pero cuando el caso no es este, es tu ser interno el responsable.

Los dulces y comida chatarra son en efecto muy deliciosos y adictivos. Pero no todo el mundo se engancha sin barreras a estos ¨alimentos¨.

Gran parte del tiempo se debe a carencias afectivas, por obsesión o por un intento de hacerse daño así mismo. Si eres de los que estás haciendo cambios, te aconsejo ir a terapia o identificar las causas de tu estado actual para tener un resultado positivo y definitivo.